+

Trans… ¿qué?

La mayoría de la gente se identifica durante toda su vida con el género que se le asignó al nacer y actúa conforme al rol de género que parece estar predeterminado en consecuencia. Pero para algunas personas no es así.

Las personas transgénero o transexuales no se identifican (o no exclusivamente) con el género que se les asignó al nacer. Normalmente se decide si registrar a unx bebé y criarlx como niña o niño según el aspecto de sus genitales. Más tarde o más temprano las personas trans* perciben que eso no encaja con su sentir. Tal vez porque pertenecen al “otro” género; quizás porque no pueden o no quieren categorizarse como mujer u hombre.

Las personas trans* son muy diversas: las hay heterosexuales, homosexuales o queer. Algunas van más allá de los (roles de) géneros conocidos y crean otros nuevos. Otras dicen: Soy un hombre (o una mujer) y lo he sido siempre, aunque lxs demás no lo pudieran ver. Para algunas es importante adecuar su corporalidad tanto como sea posible al género que interiormente viven como el suyo. Algunas usan solo en parte las posibilidades médicas, entre las que se cuentan operaciones, reasignación hormonal o depilación. Otras se sienten perfectamente bien en el cuerpo que habitan.

Transexual, género fluido, transgénero… ¿por qué tantas designaciones?

La opinión pública general deja normalmente poco espacio para la diversidad de autopercepciones de las personas trans*. Al oír la palabra “trans…”, a muchas personas les viene a la cabeza un modelo estándar que determina un comportamiento posterior, a menudo en perjuicio de las personas que no se ajustan a esa idea. Esta es una de las razones por las que las personas trans* quieren hacer visible su diversidad mediante el lenguaje. Otra de las razones es su intento de sustituir las denominaciones discriminatorias.

El hecho de que se necesiten designaciones concretas radica en la presuposición tácita y generalizada de que todas las personas se identifican con el género que se les asignó al nacer. La transgeneridad parece entonces la excepción a la que hace falta darle una palabra nueva.

¿Cuántas personas trans* hay?

Las estimaciones sobre el número de personas transgénero en relación a toda la población varían según qué definición de transgeneridad se tome como base. Si solo se cuenta a las personas a las que se les ha diagnosticado “transexualidad” y que hacen uso de tratamientos médicos, se obtiene una proporción de escasas cinco personas de cada 100 000. Sin embargo, si se pregunta quién no se siente (o se siente solo en parte) identificadx con el género femenino o masculino que se le asignó, la proporción se encuentra aproximadamente entre el uno y el cuatro por ciento.

¿Es la transgeneridad una enfermedad?

No. La diferencia entre la identidad de género de una persona y el género asignado en su nacimiento no es ni una enfermedad ni un trastorno. No obstante, la salud de las personas trans* puede verse perjudicada a causa de la discriminación transfóbica o del hecho de tener que esconder su identidad de género.

Ihre Meinung ist gefragt!

Helfen Sie uns, das Regenbogenportal noch besser zu machen und nehmen Sie an unserer Umfrage teil.