+

Mi hijx es (tal vez) trans*

“Papá, no soy un niño”. Cuando su hijx no se identifica con el género que biológicamente se le ha asignado, usted se enfrenta de repente como padre o madre a muchas preguntas. Aquí puede encontrar las primeras respuestas.

¿Tengo yo la culpa de que mi hijx sea trans*?

No está del todo claro cómo surge la identidad de género. Lo que es seguro es que hay varios factores que influyen. A través de la crianza, usted no puede ni provocar ni “impedir” la transgeneridad. No obstante, puede influir de forma positiva en la calidad de vida de su hijx: lxs niñxs trans* que en su entorno son reconocidxs con su identidad de género muestran una salud psíquica igual de buena que lxs demás niñxs de su edad.

¿Cómo puedo saber que no se trata solamente de una fase?

Lxs niñxs que muestran incomodidad con el género con el que están siendo criadxs pueden evolucionar posteriormente de diferentes formas. Independientemente de si los deseos de su hijx durarán de por vida o no, son importantes para su vida actual y deben ser tomados siempre en serio. Tener que estar ocultando permanentemente quién se es causa un gran sufrimiento a lxs niñxs.

Por eso, permita a su hijx que experimente con su identidad de género; si más tarde se decide por su identidad “antigua” o por otro rol totalmente distinto, no pasa nada.

¿Cómo puedo apoyar a mi hijx?

El primer paso, tremendamente valioso, es que usted tome en serio la percepción de su hijx sobre sí mismx, su realidad psíquica, su sentir y sus deseos. Si considera que su hijx es expertx en su propia vida, podrá averiguar qué necesita de usted. Tal vez su hijx quiera ponerse ropa o usar un nombre con el que se sienta mejor. O quizás quiera su apoyo a la hora de aparecer conforme a su identidad en contextos no familiares.

No existe una edad mínima para realizar un cambio de nombre o de datos sobre el género en los documentos oficiales. Estos cambios oficiales, sin embargo, no son necesarios para que en la guardería o en la escuela llamen a su hijx de acuerdo con su género y usen el nombre elegido por él_ella, tanto en la interacción oral como por escrito.

Antes de la pubertad no es necesario tomar decisiones sobre vías médicas para la adecuación de género, que quizás sean interesantes para su hijx más tarde.

¿Quién me apoya a mí?

A muchxs padres y madres de niñxs trans* les acecha la duda sobre si su hijx podrá ser feliz. Algunxs sienten tristeza, desamparo o vergüenza. También pueden surgir conflictos sobre cómo reaccionar a los deseos de su hijx con el_la otrx progenitorx, con parientes o con educadorxs.

Para estos casos existen posibilidades y lugares para dar espacio tanto a sus preguntas y preocupaciones como al deseo de apoyar a su hijx: por ejemplo, asesoramiento especializado o actividades de ocio para familias con niñxs trans*. Allí podrá escuchar historias alentadoras de niñxs que vuelven a resplandecer cuando por fin ven reconocido su género.

Ihre Meinung ist gefragt!

Helfen Sie uns, das Regenbogenportal noch besser zu machen und nehmen Sie an unserer Umfrage teil.