+

Familias arco iris

También las madres o padres son lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales o queer. Suena lógico y sencillo, pero ¿lo es?

A veces, los medios usan el término “familia arco iris” como sinónimo de “familia homoparental”, es decir, para una pareja de lesbianas o de gays con hijxs. Para lxs integrantes del movimiento LGTBIQ, en cambio, “familia arco iris” abarca las familias en las que al menos unx de lxs progenitorxs es trans, intersexual, lesbiana, gay, bisexual o queer.

En ocasiones, familias que antes no lo eran se transforman en familias arco iris. Por ejemplo, cuando un padre sale del armario siendo trans* y se convierte en una segunda madre. O cuando la madre se enamora de otra mujer. Otras familias arco iris se forman cuando personas LGBTIQ desean tener hijxs. Puede tratarse de un hombre trans* o una pareja de lesbianas que se convierten en padre o madres mediante una donación de esperma, un_a progenitor_a o una pareja queer que acogen o adoptan a un_a niñx, una madre heterosexual que tiene un hijx con un amigo gay o una pareja de mujeres y una de hombres que se unen para tener descendencia. Hay decenas de posibilidades diferentes.

Pero ¿lxs niñxs no necesitan un padre y una madre?

Las familias arco iris y las monoparentales aún tienen que oír eso de que lxs niñxs necesitan una persona de referencia femenina y una masculina en la familia. Sin embargo, estudios recientes señalan que lo que necesitan lxs niñxs es que haya buen ambiente en la familia y tener buenas relaciones con las personas que se ocupan de ellxs. El género de esa(s) persona(s) no tiene ninguna importancia. Al fin y al cabo, a menudo lxs niñxs buscan sus modelos fuera de la familia.

Un estudio del año 2009 encargado por el Ministerio Federal de Justicia de Alemania demuestra que lxs hijxs de familias arco iris se desarrollan igual de bien que lxs otrxs niñxs.

¿Qué necesitan lxs hijxs de familias arco iris?

Las familias arco iris tienen las mismas necesidades que las otras. Quieren que se las reconozca y se las valore, y no tener que andar explicándose y justificándose continuamente. Parientes y profesionales pueden dar su apoyo a estxs niñxs reconociendo de forma natural a sus familias y parentescos sociales. En la práctica esto significa, por ejemplo, dar recuerdos para lxs cuatro progenitorxs, acordarse de quién es papá y quién es papi, aceptar a la hermana como hermana y ahorrarse las preguntas sobre las relaciones biológicas.